Hola! Me llamo Mónica y mi experiencia con el mundo animal es maravillosa y gratificante.
Llevo muchos años ayudando a los animales que han sido abandonados.
Me encantan todas las especies de animales, pero confieso que siento tremenda empatía por la especie canina.
Desde niña he sentido admiración y sensibilidad hacia los animales, pero mi gran desafío en esta aventura empezó en el año 2001, aproximadamente, cuando me hice voluntaria de un refugio.
Ese mismo año me enamoré de mi gran amiga canina, Chinche, que entonces tenía dos añitos y vivía en aquel refugio.
La adopté y desde entonces, empezó a cambiar mi vida.  Ella se marchó hace unos meses con 17 años  pude estar a su lado hasta su último suspiro.
Gracias a ella cambió mi vida, crecí como persona y descubrí para qué había venido yo a este mundo.
Creo que no llegas a conocerte a ti mismo hasta que no compartes tu vida con un animal. Ellos te ayudan a conocerte, a ver la vida de diferente manera y despiertan en ti sentimientos y emociones que estoy segura de que antes no habías descubierto.
Os animo a todos a adentraros en el mundo animal desde el respeto y el amor incondicional.

Y creedme: Os enseñarán muchas cosas y a ver este mundo desde otra perspectiva.
Merece la pena.

 

Espero que os guste este pequeño rinconcito, aquí podréis seguir los 

casos que acojo desde Abril 2017, también podéis seguirme por Facebook.

Gracias por acompañarme
Mónica Molina Cano